Ud. está en:  » Coro Femenino de Cámara
Volver Imprimir Enviar

Teatro Musical de Cámara en dos partes

Satie y su irreverente París. Piazzolla y Borges y su fascinante Palermo

con la colaboracion del actor Sidhartha Corvalán y las solistas del Coro Femenino de Cámara

 

FOTO_01
W:2592
H:1944
1.117 kb

Teatro Musical de Cámara en Club de Viña del Mar

Miércoles 8 de octubre a las 19:00 hrs

 

Teatro Musical en dos partes

Satie y su irreverente París. Piazzolla-Borges y su fascinante Palermo

Club de Viña del Mar 8 de octubre a las 19:30 hrs.

 

 

Cantantes: Solistas del Coro Femenino de Cámara

Actor: Sidhartha Corvalán del Colectivo Teatro Urbano

Piano: Michael Landau

Dirección: Boris Alvarado

 

El teatro y la música han estado ligados al trabajo del Coro femenino desde sus orígenes. 2 Operas de Britten, la puesta en escena de “The Golden Vanity” del mismo autor. La obra “La apertura de los pozos” de Martinu con Katty Kowaleczko, la recreación de Hemingway en La Habana Vieja junto a Sidhartha, Pamela Díaz y la canción cubana de época o junto a Francisca Inboden en el Ikono de un Cambio de Siglo  entre otras, son logros del trabajo que se planeta desde la encrucijada de las artes.

Ahora esta agrupación de solistas que forman el coro y el colectivo vocal adherido como una nueva experiencia, presentan dos aspectos de la vinculación de los compositores, sus escritores, sus poetas, su música y los entornos que les toca vivir.

En la primera parte Erik Satie y su irreverente mundo en París. Un hombre con una perspectiva distinta intenta sorprender al público impresionado por las emociones y nostalgias de Debussy y los intenta llevar a un  lenguaje mas irónico, astuto, que descoloca por su directa forma de expresión, sin la recurrente necesidad de la metáfora mitológica de la sociedad de Paría en la segunda mitad del siglo 19.

Un texto como este demuestra su interés por aquello.

FOTO_06
W:380
H:380
423 kb

”Por lo que a mí se refiere nací en Honfleur (Calvados) distrito de Pont-l´Evêque, el 17 de Mayo de 1866. Honfleur es una pequeña ciudad que bañan juntas – y confabuladas – las poéticas aguas del Sena y las tumultuosas del Canal de la Mancha. Sus habitantes (honflerenses) son muy educados y muy amables. Sí...Me quede en esta ciudad hasta los doce años (1878) y fui a instalarme a París, Tuve una infancia y una adolescencia normales, sin rasgos dignos de ser relatados en escritos serios. Así que no hablaré de ello.

Este documento data de 18887, época en la que hice el Servicio Militar en el 33º Regimiento de Infantería de Arras. No me serviría para nada hoy.

Tras una adolescencia bastante corta me convertí en un joven corriente y pasable, sin más, fue en ese momento de mi vida cuando empecé a pensar y escribir musicalmente, sí.

¡Lamentable idea!.... pero que muy lamentable. Claro, pues no tardé en servirme de una originalidad (Original) poco grata, fuera de lugar, antifrancesa, contra natura, etc.

 

Entonces, la vida se me hizo tan insoportable que tomé la resolución de retirarme a mis tierras y pasar el resto de mis días en una torre de marfil, o de otro metal (metálico).

Así es como me aficioné a la misantropía; como cultive la hipocondría y como fui el más melancólico (de plomo) de los humanos. Daba pena verme- hasta con lentes de oro macizo. Sí.

Y todo esto me ha sucedido por culpa de la música. Ese arte me ha perjudicado más que beneficiado. Me ha hecho reñir con mucha gente de calidad, honorables, más que distinguidos, muy “como es debido”.

En esta primera parte de programa Paula Arancibia, Loreto Pizarro y Natalia Vásquez interpretarán varias de las obras de Satie en directa relación con sus temas de amor cotidiano y sus notables valses cantados.

FOTO_07
W:177
H:287
16 kb

En la segunda parte, las solistas del coro femenino de Cámara, llevarán a cabo un paralelo entre el mundo de Borges instalado en Buenos Aires y la concepción que tenemos de la música de Piazzolla. Ubicado este compositor en la actualidad como un hombre de la moda musical de las sociedades actuales, queremos mirarle como un compositor de tangos que no es reconocido por la “sociedad” de tangüelos de Buenos Aires, que no es un tanguista de avant garde puesto que su música es más bien el reflejo de un comportamiento propio de un compositor del barroco con sus secuencias, progresiones y modulaciones. Tampoco es un compositor académico argentino como López Buchardo, Castro, Ginastera, Terzian u otros. Y tampoco es un compositor reconocido en su tierra como tal.

¿Luego que es?

Es un compositor de canciones populares citadinas de Buenos Aires que el mundo exterior se ha encargado de desdibujar de su contexto. Así, transitaremos desde Palermo hasta sus Pájaros perdido en busca de los movimientos de tango, milonga, milonga tangueada, el vals y la canción, hasta darnos cuenta de su carácter popular.  O como dice Borges:

“Este relato sobre el tango argentino tiene necesariamente que empezar situándose, y, ésta localización, no puede ser otra que la de Buenos Aires y más concretamente lo que se conoce como el arrabal. Es en el arrabal donde se desarrolla lo que se puede llamar el criollismo resentido de los suburbios frente al criollismo romántico del interior.

Es, el criollismo, un sentimiento muy propio del argentino, que le define no sólo físicamente no también sentimentalmente, lo auténtico se hace en Argentina a la criolla, viene a ser una forma de identificación nacional, una forma de enriquecer su propio ser, cosa a la que todo argentino aspira.”