Ud. está en:  » Escuela de Derecho
Volver Imprimir Enviar

Desde 1894

Historia

Breve reseña de nuestra Escuela

La Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso fue fundada en 1894, como Curso de Leyes de la Congregación de los Sagrados Corazones de Valparaíso, cuando aún este plantel universitario no existía.

El Curso de Leyes de los Sagrados Corazones fue incorporado a la Universidad en 1947, año en que esta última y el Obispado de Valparaíso firmaron un convenio con la Congregación de los Sagrados Corazones. Se creó, en la Universidad, la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales (hoy Facultad de Derecho), de la que fue Decano hasta su fallecimiento el profesor don Enrique Wiegand Fr dden.

En 1953, junto con aprobarse en las Cámaras la reforma del Código de Procedimiento Civil, se estableció que las tres universidades particulares que tenían entonces Facultades de Ciencias Jurídicas y Sociales -entre ellas la Universidad Católica de Valparaíso- podrían otorgar válidamente, por sí mismas, el Grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, que habilita para recibir de parte de la Corte Suprema el título de Abogado.

En 1994, la Escuela de Derecho de la Universidad Católica de Valparaíso alcanzó un siglo de vida, dejando tras de sí generaciones de abogados, jueces, diplomáticos, juristas y políticos, que en sus aulas encontraron la respuesta a su vocación por la Justicia.

En 2005 la Escuela fue acreditada por la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado, condición válida hasta 2010. En el presente 2012 Derecho PUCV fue nuevamente acreditada por seis años, hasta 2018, alcanzando el tramo máximo de acreditación que entrega la agencia Qualitas (ver acta).

Se trata de una certificación pública del desarrollo y calidad de los procesos y resultados de la institución y de su programa de pregrado, y también un reconocimiento a su apuesta por el mejoramiento continuo.

Entre otras áreas, la agencia Qualitas valoró positivamente el perfil de egreso y los resultados, las condiciones de operación y la capacidad de autorregulación de la Escuela. 

Al mirar atrás y comprobar con orgullo el trabajo realizado, surge un reconocimiento de gratitud, especialmente hacia quienes con esfuerzo y osadía permitieron al Curso de Leyes dar sus primeros pasos y sobre todo a la Congregación de los Sagrados Corazones, que cobijara en su seno a la actual Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, infundiéndole ese espíritu que, al cabo de un siglo, la mantiene por la senda de la excelencia académica, la disciplina y el respeto a los más altos valores del ser humano.