Volver Imprimir Enviar

Vice gran canciller de la PUCV celebra 25 años de su ordenación sacerdotal

“El padre Dietrich Lorenz pidió y la Iglesia le concedió una vida de especial consagración, pidió y la Iglesia le dio el sacramento del orden sacerdotal en el grado de presbítero para hacer presente a Cristo, en su palabra, en la Eucaristía, en la profesión y en la manera de vivir”, planteó el obispo de Valparaíso y gran canciller de la Universidad, monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar.

El Coro Femenino de Cámara de la PUCV cantaba Sacerdos et Pontifex , cuando el presbítero Dietrich Lorenz ingresó a la Catedral de Valparaíso, al inicio de la misa con que festejó los 25 años de su ordenación sacerdotal, por la Orden de Santo Domingo.   

La eucaristía se desarrolló el 2 de julio, en la Catedral de Valparaíso, y fue encabezada por el obispo de la Diócesis y gran canciller de la Universidad, monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar.   

El padre Lorenz es vice gran canciller de la PUCV, académico de la Casa de Estudios y párroco del templo del Espíritu Santo, ubicado en la catedral porteña.   

 Junto con monseñor Duarte, a la misa asistieron el rector de la Universidad, Claudio Elórtegui Raffo; los vicerrectores Arturo Chicano, Joel Saavedra y Nelson Vásquez; el director general de Asuntos Económicos y Administrativos, Alex Paz; académicos de la PUCV y feligreses.   

Gran canciller: Vida de especial consagración   

Durante la homilía, el obispo destacó la entrega del padre Lorenz a la comunidad y agradeció su forma de ser: Es bondadoso y siempre sonriente. Ha sido para nosotros un regalo de Dios .   

El Gran Canciller hizo hincapié en el carácter festivo de la eucaristía: Estamos enfiestados, porque estamos celebrando a un hermano. Ayer celebramos la solemnidad del Corazón de Jesús y hoy celebramos el inmaculado Corazón de María. Providencialmente este año la celebración de las bodas de plata sacerdotales de nuestro querido hermano Dietrich, han coincidido con estas dos grandes fiestas de la Iglesia .   

Monseñor manifestó que quien se ordena sacerdote, configura su corazón al de Jesús y asume la misión de ser representante de Jesucristo y entregar el amor misericordioso del buen pastor.   

El padre Dietrich pidió y la Iglesia le concedió una vida de especial consagración, pidió y la Iglesia le dio el sacramento del Orden Sacerdotal en el grado de presbítero para hacer presente a Cristo, en su palabra, en la Eucaristía, en la profesión y en la manera de vivir , dijo el  obispo.   

El prelado encomió los talentos intelectuales y académicos del padre Lorenz, quien durante años se desempeñó como decano de la Facultad de Filosofía en la Pontificia Universidad Católica Santo Tomás de Aquino, en Roma, Italia. 

Padre Lorenz: Hay que acercarse más a Jesús    

Emocionado, el padre Dietrich Lorenz recordó que su vocación nació cuando estudiaba en la Escuela Naval. Agradeció asimismo la presencia de los sacerdotes que acudieron a la misa desde diversos lugares del país, a los representantes de la PUCV, a sus ex compañeros en la Escuela Naval y a sus amigos aficionados a los deportes huasos.   

El presbítero explicó el sentido del lema que lo guió durante sus primeros 25 años de vida sacerdotal: Con los ojos puestos en Jesús , versículo tomado del libro de Los Hebreos, que lo orientó y le dio fuerza en momentos difíciles.   

Hoy, 25 años después, he decidido después de muchas consideraciones, cambiar mi lema por uno de la epístola a Los Romanos: Nada nos puede separar del amor de Cristo .  

 El padre Lorenz lo interpretó como un testimonio que la Iglesia debe entregar al mundo en la actualidad, pues se trata de una convicción con la que todos debemos vivir . No basta con fijar los ojos en Jesús. Hay que comprometerse más, hay que acercarse más a Él , concluyó.    

Por Karen Naylor/M.P.E.   

Dirección General de Vinculación con el Medio