Volver Imprimir Enviar

Profesores asociados se reunieron en encuentro organizado por la Vice Gran Cancillería de la PUCV

Con una misa realizada en la Capilla de la Casa Central de la Universidad comenzó el primer encuentro para Profesores Asociados organizado por el Vice Gran Canciller de la PUCV, presbítero Dietrich Lorenz.

FOTO_01
W:2750
H:2008
2.149 kbEl objetivo de la iniciativa -donde también participó el vicerrector de Desarrollo, Arturo Chicano- fue invitar a los nuevos académicos que se incorporan a la Universidad donde además de las relaciones de trabajo y estudio, se generan nuevos vínculos en torno a la labor formadora de la Iglesia Católica.

“El compromiso dentro de una Universidad Católica es distinto al que se asume en una universidad laica. El llamado es a integrarse, aportar, enriquecer al resto con lo que cada persona trae y que cada uno sea una piedra viva de esta parte de la Iglesia que es la Universidad Católica de Valparaíso. Nuestra comunión tiene que estar fundamentada en Cristo, la piedra angular de todo”, precisó el padre Lorenz.  

En la homilía, el Vice Gran Canciller hizo un llamado a vivir la Universidad desde un punto de vista humano, sin olvidar que los docentes católicos deben ser testimonios de la fe para generar lazos con las nuevas generaciones. Luego de la misa, el vicerrector Chicano participó en una reunión con los académicos, donde se refirió al rol que tienen los nuevos profesores en la historia de esta Casa de Estudios.

“Los profesores asociados son los principales llamados a formar comunidad. En el fondo, son el futuro de la Universidad. Tienen una tarea esencial en el modo de construir esa comunidad y en contribuir al concepto de Fe y Trabajo, que es el lema de la PUCV”, planteó.

Por su parte, los más de 40 académicos que participaron en el encuentro valoraron esta instancia de diálogo, que permite además conocer la diversidad de nuestra Casa de Estudios.

En la sala Emilio Tagle los académicos pudieron compartir sus vivencias y se generó una instancia de encuentro.

“Uno se siente que forma parte de la Universidad. La PUCV tiene una impronta, un sello y eso está marcado porque las instituciones las forman las personas. En ese sentido, la Universidad quiere transmitir una idea y que esta perdure en el tiempo. Los encargados de esta labor somos los profesores asociados, los que nos venimos incorporando a esta casa, a esta familia y a esta institución”, señaló Cristian Merino, profesor del Instituto de Química.

“Es una instancia de acercamiento y de conocerse en otro ámbito, aparte de lo académico. Uno va generando vínculos. Lo más importante es que esa relación se haga notar en todas las instancias de la Universidad y no solamente en lo que implica la convivencia diaria, sino que también se proyecte hacia los alumnos y a la comunidad en general”, concluyó Julio Berrios, jefe de investigación en la Escuela de Ingeniería Bioquímica.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio

juan.roldan@ucv.cl