Volver Imprimir Enviar

Tres compositoras en residencia con Coro Femenino de Cámara y Ex Corde PUCV

Valeria Valle, Natalie Santibañez y Fernanda Carrasco

 

 
FOTO_02
W:594
H:361
118 kb
Coro Femenino de Cámara y Ex Corde PUCV

Natalie Santibáñez, Valeria Valle y Fernanda Carrasco son alumnas del Postítulo de Composición que dicta el Instituto de Música de la Universidad. Además de ser destacadas intérpretes y compositoras en sus distintos estilos musicales, durante este año participarán en un proyecto inédito en nuestra Universidad: trabajarán directamente con el Coro Femenino de Cámara y el ensamble de cuerdas Ex Corde, creando piezas para ambas agrupaciones.

La modalidad, conocida como residencia, permitirá a estas mujeres compositoras un diálogo más enriquecedor con los músicos, descubriendo sus potencialidades  y verificando “in situ” el sonido que adquieren las melodías imaginadas.

“Por lo general, los compositores escriben sus obras en la soledad de su escritorio. Después, éstas llegan a los intérpretes que las estudian. En el proceso de creación, no hay momento de contacto directo para ir revisando, más que durante los ensayos o el estreno”, explica Boris Alvarado, director de las agrupaciones musicales.

Para Natalie Santibáñez, bajista del grupo Mamma Soul, “ésta es una experiencia novedosa en Chile. El hecho de probar con el instrumento real te abre el espectro de lo que puedes ir incorporando, mucho más que el software. Tienes la real posibilidad de ir experimentando”, afirma.

Aunque Natalie no tiene una idea preconcebida, está segura que se enriquecerá por la experiencia del postítulo.

La compositora Valeria Valle, que recientemente estrenó Titifken con el Coro Femenino de Cámara de la PUCV,  enfrentará a una nueva forma de creación. Con esta obra tuvo posibilidad de escuchar los ensayos de una pieza ya compuesta. Sin embargo, con “la modalidad de residencia podré vincularme con el intérprete mismo, coordinándome con él”.

A su vez, destaca las posibilidades de conocer la real capacidad de ejecución de los músicos para los que compondrá. “Uno puede generar un sonido en la mente, y finalmente ver en vivo cómo suena, ver las posibilidades técnicas y estar vinculados en una relación compositor-intérprete que por muchos años ha estado muy desconectada”, afirma.

El resultado de este trabajo se verá en octubre, cuando las piezas sean presentadas en un concierto a cargo del Coro Femenino de Cámara de la PUCV y el ensamble de cuerdas Ex –Corde.