Volver Imprimir Enviar

Comunidad Universitaria se reúne en X Jornadas de Reflexión para analizar la parábola del Buen Samaritano

“¿Dónde radica la acción del Buen Samaritano en la Vocación de la PUCV?”. Esta fue la pregunta que se analizó durante las X Jornadas de Reflexión: A la luz del legado de Juan Pablo II, que se realizaron en el auditorio de la Facultad de Ciencias de la Católica de Valparaíso, ubicada en el Campus Curauma.

En la ocasión, se efectuó una misa, la que fue presidida por el Vice Gran Canciller de la Universidad, presbítero Dietrich Lorenz.

En la ocasión, se efectuó una misa, la que fue presidida por el Vice Gran Canciller de la Universidad, presbítero Dietrich Lorenz, quien destacó la importancia que tiene la parábola del Buen Samaritano para la Iglesia, relato que fue narrado por Jesús a sus discípulos con la enseñanza de que todos son nuestros prójimos independiente de su origen, nacionalidades, religiones o ideas políticas.

“Esta parábola no sólo tiene una interpretación personal, sino que la Iglesia también la utiliza en distintas instancias hacia una interpretación más social. Es una parábola que posee muchos detalles y riqueza, con muchas implicancias también en su aplicación para la vida de la Iglesia. Los obispos, por ejemplo, hablan de la iglesia samaritana. La aplican y obtienen una imagen que debe motivar en su relación con la gente”, precisó el padre Lorenz.

El relato que se aprecia en el evangelio de San Lucas, Capítulo 10, narra la historia de un hombre, que mientras viajaba de Jerusalén a Jericó, fue asaltado y abandonado medio muerto al lado del camino. Al verlo moribundo, un sacerdote lo evita, pasando por el otro lado de la acera. De modo similar, un levita lo ignora. Solamente un samaritano lo socorre y lo conduce a una posada cercana para que pudiera restablecerse.

En las Jornadas de Reflexión participó el rector Claudio Elórtegui; el vicerrector de Investigación y Estudios Avanzados, Joel Saavedra; el Secretario General, Arturo Mena; entre otros académicos.

Al respecto, el padre Gonzalo Bravo, experto en Sagradas Escrituras del Instituto de Ciencias Religiosas efectuó un análisis extrayendo su significado desde la estructura del texto hasta el contexto histórico en que se desarrolló esta parábola. 

“En este texto, es visible la ley del amor a Dios como hacia al prójimo, visto como un camino de vida. Ama entonces vivirás plenamente. Entre las enseñanzas que nos deja es que no hay un marco que restrinja la fuerza amorosa hacia el más necesitado. El samaritano debe ser visto como una forma de llegar a la vida eterna y tal como decía el padre Hurtado para transformarnos en servidores de Dios”, explicó el padre Bravo.  

DECANA: “ES UNA MUESTRA DE LA TAREA PASTORAL”

Posteriormente, el Vice Gran Canciller efectuó un análisis de la aplicación de la parábola vista desde la misión de la Iglesia y luego se realizó un trabajo en grupo para culminar con un plenario.

Al respecto, el padre Gonzalo Bravo, experto en Sagradas Escrituras del Instituto de Ciencias Religiosas efectuó un análisis de la parábola del Buen Samaritano.

El evento fue organizado por la Gran Cancillería de la Universidad y un comité de académicos de la PUCV, que en esta versión contó con el apoyo de la Facultad de Ciencias y la Escuela de Periodismo.  

En las X Jornadas de Reflexión participó el rector Claudio Elórtegui; el vicerrector de Investigación y Estudios Avanzados, Joel Saavedra; el Secretario General, Arturo Mena; la decana de la Facultad de Ciencias, Rosa Vera; el decano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Patricio Cáraves; el director-decano del Instituto de Ciencias Religiosas, Kamel Harire; el director de Estudios Avanzados, Mauricio Otaiza; y el presidente de la Asociación Gremial de Académicos, Luis Valenzuela, entre otros profesores y alumnos. También asistieron los presidentes de los sindicatos de la PUCV, Osvaldo León y Marcia Venegas.

La decana Rosa Vera destacó lo valioso de esta oportunidad donde representantes de distintos estamentos de la comunidad universitaria se reunieron por unos instantes para reflexionar a la luz del legado del Papa Juan Pablo II.

“Estas jornadas son una muestra más de la tarea pastoral que se realiza al interior de la PUCV y que compartimos como comunidad. Una reflexión que se efectúa desde el magisterio de la Iglesia y a través de la parábola del Buen Samaritano se nos invita a meditar respecto a nuestra vida”, concluyó.